sábado, 22 de noviembre de 2014

Diccionario cirugía-anestesia

Cuando empecé en esto de la anestesia y me presentaban a algún cirujano decían aquello de "soy fulano de tal, tu enemigo". Yo pensab que exageraban con la relación cirujano-anestesista, pero después de trabajar algunos años en esto creo que se quedan cortos. Vean un ejemplo de hasta donde puede llegar esta rivalidad.
Con el ánimo de enterdernos mejor he creado este diccionario cirugía/anestesia para que nuestra comunicación sea más fluida.


- Abdomen agudo = no sé lo que tiene.
- Ayunas = ha comido hasta las trancas.
- Buena calidad de vida = cama-sillón.
- Cesárea por fallo de progresión = no la quiero dejar al cambio.
- Cesárea por sospecha de perdida del bienestar fetal = el ginecólogo se ha "giñao".
- Cómo tiene las tensiones? = Está sangrando.
- CRILE, TIJERAS!!! (Elevando la voz) = estoy muy nervioso.
- Cumple ayuno a las 18:00 = me quiero echar la siesta.
- Esta pinza es una mierda = Soy muy torpe.
- Gordito = IMC>40.
- Joven = entre 60-70 años.
- Me queda poco = me quedan 2 horas.
- No padece de nada = HTA, DM, DLP....
- Puedes echarle un vistazo antes = no tengo ganas de operarlo, suspéndelo tú.
- Quién está de guardia contigo? = no quiero que lo anestesies tú.


Pues nada, seguro que ahora nos entendemos mejor...



viernes, 31 de enero de 2014

¿Halotano y salbutamol? Curiosidad anestésica

El otro día, un compañero amigo mío, me mandó una foto similar a ésta, y me ponía a prueba...


Me preguntaba si sabía por qué el analizador de gases de su respirador mostraba halotano, cuando él no lo había puesto (ni lo tenía disponible ni sabía usarlo por cierto, es tan joven como yo). Después de romperme la cabeza y darle algunas opciones, todas fallidas, mi compañero me desveló la razón, salbutamol (Ventolín). No acababa de creérmelo, y ahí quedó la cosa. Pero lo que son las casualidades, pasado una semana, anestesistas de guardia de mi hospital y durante una cirugía urgente me mandaban una foto IDÉNTICA, no podía ser verdad. Mientras algunos compañeros reflejaban su extrañeza ante la detección de halotano, allí estaba yo soltando la frase mágica, "no le habréis puesto salbutamol, no?" Quedé como un rey.

Y aquí teneís la demostración in vivo...






martes, 29 de octubre de 2013

El anestesiólogo adivino

Este post va dedicado a algún cirujano que otro.

Llevo ya unos años anestesiando, y creo que habré suspendido 2 ó 3 intervenciones, no más.  Y me refiero a suspenderla por condiciones médicas, no a retrasarla por la toma de algún antiagregante/anticoagulante, o a la espera de una evaluación por otro especialista, o porque les faltaba alguna prueba o el preoperatorio… Pues como digo, habré mandado "a los corrales" a pocos enfermos por sus condiciones físicas. Cuántas veces nos viene un paciente diciéndonos "vengo de parte del cirujano para que me diga si me puedo operar".


Creo que no se enteran. Los cirujanos dicen que la indicación la hacen ellos, y es verdad, pero ¿qué ocurre entonces?, ¿no son capaces de decidir que es una barbaridad meterse con algunos enfermos?, o es que sólo ven la vesícula, el colon o la columna. Pienso, sinceramente, que sí lo ven, pero nos largan el mochuelo de decirle al enfermo que es una locura. Ilustres míos, nosotros sólo les informamos del riesgo que tienen y que la decisión será en último caso del enfermo. 

Algunos cirujanos dicen aquello de "si me dices que es ASA 5 no se opera" porque según ellos está contraindicado, ya que la antigua clasificación ASA decía, para referirse al ASA 5 "paciente moribundo que no se espera que sobreviva en 24 horas, con intervención o sin ella". Vamos, que no sólo somos anestesiólogos sino que además somos adivinos. Pues nada, a sacar la bola de cristal para ver si se muere en 24 horas. Si se muere en 26 no sirve señores, afinen su ingenio, saquen las cartas del tarot, y a predecir el futuro.

La Asociación Americana de Anestesiólogos (ASA), creadores de la clasificación ASA, viendo que podíamos quitarle el trabajo a Rappel, decidió cambiar la denominación del ASA 5  (ver enlace) y así queda : "paciente moribundo que no se espera que sobreviva sin la operación"

Se acabó lo de la bola de cristal, se terminó lo del anestesiólogo adivino, así que, saquen sus laringos y a anestesiaR


martes, 22 de octubre de 2013

La "tronchalidad" de la especialidad de Anestesia

Mucho se ha hablado sobre la troncalidad, por cierto palabra que no está aceptada por la RAE salvo en lo que se refiere al derecho... (empezamos bien).



Yo sólo voy a dar mi humilde opinión al respecto. Cuando yo estudiaba medicina se hablaba de superespecialidades, del dicho "quien mucho abarca poco aprieta", y que para destacar en un campo hay que estar dedicado cada día a él. Con el nuevo decreto, el anestesiólogo saldrá mejor formado en materias comunes, en medicina interna, vamos, pero tendrá sólo dos años de quirófano. No se corresponde con lo que escuchaba. Aprender a intubar, a canalizar una via central, o localizar el espacio epidural se aprende en ese tiempo o en menos, pero un chimpancé también lo aprendería, son técnicas manuales al fin y al cabo, pero la medicina, la anestesiología en este caso, no es sólo eso, es saber por qué se hace, tener alternativas, tratar las complicaciones, decidir el tratamiento correcto en poco tiempo y ésto, no se aprende en ese tiempo, necesitamos más horas de "vuelo". Alguien me dijo que los pilotos de Iberia necesitaban determinadas horas de vuelo para que pudieran ser contratados, los anestesiólogos también las necesitamos.

Mientras otras especialidades intentan separarse de su "tronco",  nosotros intentamos por un lado absorber a UCI, quedarnos con el dolor, formar parte de un tronco común de médicas... Si entramos en esta vorágine, y viendo el peso que tiene nuestra comisión nacional de la especialidad a la hora de decidir nuestro futuro, qué aportaremos para ser una especialidad distinta al resto, vamos a saber de todo, a saber de todo y de nada. Las especialidades son como su propio nombre indica, ESPECIALIDADES.  Yo abogo por salirnos de este proyecto.

Como dice un amigo mío (@daleyiyi) vamos hacia un decreto de "tronchalidad" y no de troncalidad. 
Nos vamos a quedar tronchados, y ésta palabra, sí que está aceptada por la RAE.