sábado, 22 de diciembre de 2012

Anestesia "a la Federica"

        Cuando empecé en este mundo de la anestesia, en determinadas circunstancias escuchaba aquello de "esto es una anestesia federica" refiriéndose a un tipo de anestesia en particular. Consistía en empezar un tipo de anestesia, que no va bien, se cambia entonces a otro tipo, y así en varias ocasiones. Por poner un ejemplo, sería realizar una anestesia local o regional, que no "prende" (que no hace efecto, vamos), después se sedaría al paciente, resultando también insuficiente y acabaríamos con anestesia general. Actualmente sigue pasando a veces, la anestesia es así, y la seguimos llamando "federica", al menos en el medio que me rodea. Pero ¿quién era Federica?, y ¿qué pasó realmente? Vamos a documentarnos. 


Federica de Hannover (Blankenburg, Alemania, 18-04-1017 - Madrid, España, 6-02-1981) fue la reina consorte del rey Pablo I de Grecia. Era princesa de Hannover y duquesa de Brunswick y Luneburgo. Fue la madre de la actual Reina de España. Después de varios conflictos politicos en Grecia fue exiliada y pasaba temporadas en España. 
Federica murió el 6 de febrero de 1981 en Madrid. En la tarde de ese día, tras ir a despedir a su hija Sofía y a sus nietas las infantas, que se iban a pasar el fin de semana a Baqueira Beret, se dirigió a la Clínica de La Paloma para que, mediante cirugía, le retirasen unas acumulaciones de colesterina en los párpados. La operación fue un éxito y requirió anestesia general. Mientras descansaba en la habitación de la clínica, para recuperarse de la anestesia, sufrió un infarto masivo y los médicos no pudieron conseguir salvarle la vida (http://es.wikipedia.org/wiki/Federica_de_Hannover).

 El Pais se hacia eco de la noticia también.
"La reina Federica había sido intervenida quirúrgicamente en la tarde de ayer de una afección en el párpado. Al parecer, la operación no revestía ningún peligro y fue calificada como sin importancia. 
La reina Federica falleció a consecuencia de un infarto de miocardio que le sobrevino dos horas después de la operación de xantelasmas en la clínica La Paloma, de Madrid. Las xantelasmas son pequeñas manchas amarillentas que aparecen en el ángulo interno del ojo, constituidas por un depósito de colesterina, en particular en personas adultas. Al término de la operación, destinada a eliminar la afección de un párpado de la soberana y que duró una hora y 45 minutos, la reina Federica recuperó el sentido, una vez pasado el efecto de la anestesia. Unos minutos más tarde, la soberana sufrió un infarto de miocardio y se intentó sin éxito su reanimación, por lo que fue trasladada al palacio de la Zarzuela, donde falleció (http://elpais.com/diario/1981/02/11/espana/350694005_850215.html)."

        El Mundo vuelve a mencionar lo ocurrido tras una intervención quirúrgica de la Reina de Inglaterra en 2003, y aporta algún dato más. 
"De la anestesia general al sueño eterno. Que se lo pregunten a Doña Sofía. Su aversión a la anestesia está más que justificada, hasta el extremo de no poder olvidar aquel 6 de febrero de 1981, cuando su madre, Federica, la despedía con un beso en el aeropuerto de Barajas, de donde partía con el Rey hacia Baqueira. Nunca, jamás, podría imaginar que aquel beso que le dio sería el último que recibiera, ya que seis horas después la ex soberana helena moría en la madrileña clínica de La Paloma después de una intervención, muy coqueta y femenina ella, para eliminar una pequeña acumulación de colesterina que se le había producido en los párpados y se manifestaba en forma de manchas amarillentas un poco gruesas. Casualmente, la intervención de la madre de Doña Sofía duró exactamente igual que la practicada a la soberana británica: hora y media. Pero con una diferencia.Isabel se ha recuperado; Federica, aunque había vuelto en sí con plena lucidez, una parada cardiaca repentina, al tragarse la lengua, en el postoperatorio acabó con su vida. (http://www.elmundo.es/cronica/2003/427/1072098706.html)"


        Yo no sé lo que pasó realmente (puedo imaginar lo ocurrido tras leer el último documento), pero supongo que a lo que se referían mis mayores era que operarse de una intervención de párpados con anestesia general y morirse a las dos horas sonaba cuanto menos raro. Posiblemente se podría haber hecho con anestesia local, aunque es verdad que en esos años casi todo se hacía con anestesia general. Nunca sabremos lo que ocurrió, si bien es cierto que trascendió hasta darle el nombre a una anestesia, "la Federica".


       Todo esto viene a colación después de la última operación del Rey y es que la familia real no aprende, y tropieza en la misma piedra. El Rey se intervino de cadera y por no querer escuchar nada durante la operación se le administró anestesia general,  (http://www.abc.es/espana/20121124/abci-parte-medico-201211241106.html) cuando en la mayoría de los pacientes se les practica una anestesia regional (epidural/intradural) y el resultado es excelente, y si el abuelo se "descoca" y si el enfermo está nervioso pues se seda y ya está. No sé que hubiera pasado si el Rey hubiera tenido el mismo final que su suegra, ¿la llamaríamos anestesia "juancarlina"?. En medicina es bien conocido el "síndrome del recomendado", que no es más que las complicaciones derivadas de una actitud médica distinta a la habitual, por intentar hacerlo mejor, y es ahí donde se comenten los errores. Cada vez más se les ofrece a los pacientes la capacidad de decidir su tratamiento y eso es, a veces, muy peligroso. Como se dice en Sevilla, en alusión al número de la seguridad social, "yo quiero que me traten como a los 41-barra", es decir, como se trata a todo el mundo...